In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


Sé tu propia luz.

domingo, 30 de octubre de 2016

Revolució de l'humà. Raó en la diversitat - Lluís Ronda




Berlín, 1989, cau el mur de la vergonya, llavors restaven alçats 16. Hui, 2016, hi han 65.
Vora 40 milions de soldats “garanteixen la pau”  en un món que consumeix més de la meitat dels seus recursos econòmics en nom de la presumpta “defensa”.
Prop de 17.000 milions de dòlars, 2’3% del PIB mundial, s’invertiren en armament en 2015.
Des del final de la 2ª guerra mundial han mort més de 35 milions de persones víctimes de guerra, a banda refugiats, devastacions i misèria.

El món està boig o sóc jo el foll? Cóm puc estimar, confiar, en una democràcia que te amenaçat amb el seu sofisticat armament nuclear, no sols als éssers humans sinó al planeta sencer? Resta en joc el demà de tots nosaltres!


Tots el mandataris mundials volen la pau, fer el bé, i així creuen actuar. Defensen les guerres justes o preventives com instruments democràtics per la llibertat i la pau dels pobles sense adonar-se’n que les guerres sols porten a la victòria, mai a la pau; que la sang dels vençuts viu generacions; que no pot viure la democràcia en un país de vencedors i vençuts; que si el terrorisme és una depravació, l’antiterrorisme també ho és; que amb bombes no s’imposa la democràcia; que per cada terrorista mort en naixeran dos; que ull per ull, tots bornis.
Violència contra violència, la guerra de tots contra tots... quina és la causa d’aquests sentiments d’odi tan agressius i arrelats en l’home?

Els demòcrates, “els bons”, prediquen el bé des dels púlpits polítics, però eixa presumpta bondat social i política depèn, hui més que mai, de l’economia i el seu creixement indefinit: productivitat, competitivitat, immediatesa, consumisme... d’una prosperitat de grans multinacionals que globalitzen, legislen i controlen el sistema: TTIP, CETA, TISA.
És l’imperi capitalista que democratitza un nou colonialisme, un nou autoritarisme, un nou ordre mundial. Així, els exèrcits són al servei d’aquesta economia, inclosos exèrcits privats, doncs hi ha un objectiu primordial: els recursos naturals del planeta pels quals s’enceten  conflictes i guerres, siguen bèl·liques (Iraq, Síria, Afganistan... sense la invasió d’Iraq no s’entén l’Isis); constitucionals en Sud-Amèrica (sembla una nova operació Còndor); per l’explotació a l’Àfrica, o les estratègiques (mar de Xina, Antàrtida, Ucrània...)

Sobretot a Sud-Amèrica, la lluita dels pobles originaris per la defensa del territori està provocant l’assassinat pràcticament diari d’activistes de drets humans, d’advocats de drets humans, de líders per la defensa del territori, desaparicions forçades, falsos positius, atacs de falsa bandera... actes execrables que els mass-media del sistema intenten ignorar.

En un món sembrat de bases militars, de míssils nuclears en peu de guerra, d’armament sofisticat cada vegada més eficient, què podem esperar dels seus líders polítics? La deshumanització impera en l’imperi del capitalisme i la tecnociència.

No podem permetre tanta injustícia, tant de terrorisme democràtic que arruïna, sobretot  la majoria pobra del planeta, la naturalesa i el medi ambient!
No podem permetre polítics indecents que solament serveixen els interessos de grans empresaris i banquers!

No podem permetre que aquesta càfila governativa ens sembre el planeta d’armament de destrucció massiva en nom de la seguretat! Paranoics!
No podem permetre que ens observen, ens escolten, ens controlen les 24h. del dia, vivim amenaçats pel sistema!

No podem permetre que moren milers d’éssers humans ofegats al mediterrani amb la carta de les Nacions Unides com a evangeli polític! No podem permetre tantes coses, que mai no acabaria d’escriure tanta iniquitat democràtica.

Necessitem reintegrar la confiança a la nostra naturalesa humana, el diàleg, el perdó, la magnanimitat. necessitem un canvi de percepció de món, una metamorfosi urgent que ens reintegre a la naturalesa i el cosmos, a la diversitat i el respecte, a l’amor i la vida.

L’altre, el veí, no te per què ser l’enemic, no tenim per què desconfiar considerant-lo un competidor. Per què no pot ser una font de cultura d’on poder beure mútuament? Ni armes ni soldats, sols la paraula és allò que resol els conflictes humans en un món civilitzat!

La filosofia intercultural és pilar de la convivència humana. Ni la economia ni la política podran salvar el món, sols un canvi antropològic pot sembrar el camí de salvació, però aquests fills del dimoni que manen del món han eliminat les humanitats de la Universitat.

Malgrat tot hi ha una esperança:

Una gran majoria de la humanitat te sentiments d’estima per la vida, pel canvi cap a la veritable pau, llibertat i democràcia.

Eixos sentiments han de cridar en consciència i lluitar desobeint lleis injustes, encara que pose en perill la pròpia vida.
Sols milers de milions d’aquestos sentiments en lluita constant podrà salvar, dignificar, l’ésser humà.

Font; http://lluisronda.blogspot.com.es/2016/10/revolucio-de-lhuma.html#more

Artículo en castellano: http://kaosenlared.net/ni-politica-ni-economia-salvara-el-mundo/

lunes, 24 de octubre de 2016

Propaganda, seguridad y duda.





El efecto de la propaganda hace que la cosa, el hábito, el pensamiento, la religión, la política, la filosofía, la cultura, la costumbre, la tradición, puedan ser positivas o negativas, es decir, estén mal vistas o bien vistas por el público -pueblo y sociedad en general- según los intereses de la élite que detenta el monopolio de la propaganda.

No hay que dejar que la duda provoque (o se convierta en) contradicción sino más bien en la negación de lo verdadero y lo falso de la cosa para que de este modo pueda implicar indagación.

La anarquía supone la máxima expresión de libertad que atañe al individuo y por lo tanto supone también la máxima expresión de responsabilidad del individuo con la sociedad.

El miedo a lo imprevisto hace del hombre un ser que sólo busca seguridad ya sea en la planificación o/y en la acumulación durante su vida. Todo pasa por la organización del futuro olvidando el presente, el tiempo transcurre de forma discontinua proyectando los acontecimientos venideros en función de la planificación y acumulación que otorgan seguridad individual y colectiva como forma de supervivencia debido a que la convivencia queda sujeta a los patrones que son dictados por la Autoridad-Poder que organiza y planifica el futuro del individuo como norma a cumplir para el buen funcionamiento de la sociedad, mermando y contrarrestando de esta manera la capacidad del hombre y el colectivo para hacer frente a los quehaceres diarios de forma espontánea sin tener que recurrir a la organización de la Autoridad-Poder que ha previsto los acontecimientos venideros de antemano.

domingo, 23 de octubre de 2016

Sentir por pensar: Carl Jung




"El indio de la tribu Pueblo, Ochiway Biano me dijo: “Qué cruel parece el hombre blanco. Sus labios son delgados, sus narices afiladas, sus caras surcadas y distorsionadas por arrugas. Sus ojos tienen una expresión de mirada fija; siempre están buscando algo ¿Qué es lo que buscan? Los blancos siempre quieren algo; siempre están inquietos e intranquilos. No sabemos lo que quieren. No les entendemos. Creemos que están locos”. Yo [Carl Jung] le pregunté por qué creía que los blancos estaban locos.“Dicen que piensan con sus cabezas” respondió.“Pues claro ¿Con qué pensáis vosotros?” le pregunté sorprendido. “Nosotros pensamos aquí”, dijo, señalándose el corazón."
Carl Jung

Gracias a Liberto.

martes, 18 de octubre de 2016

Miedo, Autoridad, Ego, Capital y Anarquía.




"El miedo guarda la viña"
La conciencia permanece tranquila y serena cuando el delito es legal, sin embargo cuando se comete un delito ilegal, la justicia puede aplicarse como castigo para que sirva de escarmiento y también como tormento a las conciencias que intenten llevar a cabo los delitos que son ilegales para la Ley.

La Autoridad reina cuando el caos impera.

Las mayorías deciden inexorablemente para bien o para mal el presente y el futuro de toda la sociedad.

La esencia de la voluntad de poder es el Ego, sin Ego desaparece la voluntad de poder y por lo tanto el principio de dominación que estructura la sociedad actual basada en dominadores y dominados. De esta forma se reconstruye el individuo como ser humano y se configura una nueva sociedad sin dominadores ni dominados.

El principal fundamento de la sociedad capitalista es valorizar a los individuos que la conforman, de esta forma se jerarquiza y el principio de Autoridad se configura como valor vital para el funcionamiento de la sociedad, los individuos más adaptados (mejores) al sistema ocupan la escala más elevada de la pirámide, por contra, los menos adaptados (peores) la escala inferior. Se establece la meritocracia como forma de gobierno y la sociedad se divide en múltiples fragmentos que conforman a los mejores y peores adaptados al sistema de dominación.

La acumulación de información y de Capital tiene como finalidad la obtención de Seguridad y Poder. La Seguridad transforma el mundo en una cárcel y el Poder en una lucha constante (de todos contra todos) por la supervivencia, estos conceptos son los que estructuran a grandes rasgos la sociedad actual y definen el pensamiento y la voluntad del individuo.


El apátrida siente como nación el mundo, para él no hay frontera alguna, todos los seres humanos son sus hermanos, es un hombre libre de prejuicios y condicionamientos. Es la culminación de lo humano como humano y de su ser con los seres de todo el mundo.

El anarquista puede ser libertario, sin embargo el libertario no tiene porque ser anarquista.


El hombre ha conseguido racionalizar la destrucción e irracionalizar la creación.



miércoles, 12 de octubre de 2016

Breve relato apocalíptico.






La idea de progreso, modernización, crecimiento, cientifismo, avances técnicos y tecnológicos fue implementada en la sociedad por el Estado-nación moderno y el Capital que la propagaron como la panacea para contrarrestar todos los males y sufrimientos que había padecido la humanidad en épocas pasadas, la abundancia en base a la acumulación de bienes, mercancías y Capital que traería la nueva era con la revolución industrial y tecnológica supondría el paraíso bíblico anterior al pecado original. 

Tras esta mascara de felicidad se han originado innumerables guerras, catástrofes de todo tipo y desastres ecológicos ocasionados por el afán de poder y acumulación de riquezas basadas en el deseo consumista del ser humano. La destructividad de la idea del crecimiento sin límites supone un nuevo fracaso en el hombre moderno y de la sociedad en general que nos dirige a un holocausto programado e inevitable de consecuencias insospechadas dado el alcance que están tomando los acontecimientos actuales. La falta de recursos naturales debido a la implacable degradación y destrucción de la Naturaleza conllevará el gobierno de Estados cada vez más totalitarios para controlar todos los recursos naturales y las fuentes de energía y con ello también controlar a toda la población mundial. 

Da igual que suceda dentro de 20 como de 100 años, las medidas para controlar el colapso estarán garantizadas en el nuevo orden mundial para las clases privilegiadas, es decir, para la élite de poder que verá hundirse lentamente a la población mundial en la agonía de guerras y enfermedades propiciadas por la escasez de alimentos básicos y la lucha por la supervivencia. Se impondrá la ley del más fuerte como ha venido sucediendo en mayor o menor medida a lo largo de toda la historia de la humanidad.

martes, 11 de octubre de 2016

Max Stirner: Capitalismo y Estado





Burgueses y obreros creen en la verdad del dinero; quienes no lo tienen están tan penetrados de esta realidad como quienes lo tienen, los laicos como los clérigos. El dinero rige el mundo, es la tónica de la época burguesa. Un gentil hombre sin un sueldo y un trabajador sin un sueldo son, igualmente, muertos de hambre, sin valor político. Nada son el nacimiento ni el trabajo, sólo el dinero es fuente del valor. Los poseedores gobiernan, pero el Estado elige entre los no poseyentes sus siervos y les distribuye algunas sumas (salarios, sueldos) en la medida en que administran (gobiernan) en su nombre.
Yo recibo todo del Estado. ¿Puedo tener alguna cosa sin permiso del Estado? No, todo lo que podría obtener así, me lo arrebata advirtiendo que carezco de títulos de propiedad: todo lo que poseo lo debo a su clemencia. La burguesía se apoya únicamente en los títulos. El burgués sólo es lo que es, gracias a la benévola protección del Estado. Tendría que perderlo todo si el poder del Estado llegara a desplomarse. Pero, ¿cuál es la situación del desposeído en esta bancarrota social del proletariado? Como todo lo que tiene, y lo que podría perder, se escribe con un cero, no tiene para ese cero ninguna necesidad de la protección del Estado. Por el contrario, sólo puede ganar si esa protección llegase a faltar a los protegidos.
Así, el desposeído considera al Estado como un poder tutelar de los poseedores; ese ángel guardián capitalista es un vampiro que le chupa la sangre.
El Estado es un Estado burgués, es el status de la burguesía. Concede su protección al hombre, no en razón de su trabajo, sino en razón de su docilidad (lealtad), según usa los derechos que el Estado le concede, conformándose a la voluntad o, dicho de otro modo, a las leyes del Estado.
El régimen burgués entrega a los trabajadores a los poseedores, es decir, a los que tienen algún bien del Estado (y toda fortuna es un bien del Estado, pertenece al Estado, y no es dada más que en feudo al individuo) y particularmente a los que tienen en sus manos el dinero, a los capitalistas.
El obrero no puede obtener de su trabajo un precio que corresponda al valor del producto de ese trabajo para su consumidor. ¡EI trabajo está mal pagado! El beneficio mayor va al capitalista. Pero bien pagados, y más que bien pagados, están los trabajos de quienes contribuyen a realzar el brillo y el poder del Estado, los trabajos de los altos servidores del Estado. El Estado paga bien, para que los buenos ciudadanos, los poseedores, puedan pagar mal impunemente. Se asegura, pagándolos bien, la fidelidad de sus servidores, y hace de ellos, para la salvaguardia de los buenos ciudadanos, una policía (a la policía pertenecen los soldados, los funcionarios de todas clases, jueces, pedagogos, etc., en suma toda la máquina del Estado). Los buenos ciudadanos, por su parte, le pagan, sin torcer el gesto, grandes impuestos, a fin de poder pagar tanto más miserablemente a sus obreros. Pero los obreros no son protegidos por el Estado en cuanto obreros; como súbditos del Estado, tienen simplemente el codisfrute de la policía, que les asegura lo que se llama una garantía legal; así la clase de los trabajadores sigue siendo una potencia hostil frente a ese Estado, el Estado de los ricos, el reino de la burguesía. Su principio, el trabajo, no es estimado en su valor, sino explotado; es el botín de guerra de los ricos, del enemigo.
Los obreros disponen de un poder formidable y cuando lleguen a darse bien cuenta de él y se decidan a usarlo, nada podrá resistirles. Bastará que cesen todo trabajo y se apropien de todos los productos de su trabajo, que los consideren.y los gocen como propios. Éste es el sentido de los motines obreros que vemos estallar casi por todas partes.
¡El Estado está fundado sobre la esclavitud del trabajo! Cuando el trabajo sea libre, se desmoronará el Estado.
Max Stirner
https://revistanada.com/
El principal fundamento de la sociedad capitalista es valorizar a los individuos que la conforman, de esta forma se jerarquiza y el principio de Autoridad se configura como valor vital para el funcionamiento de la sociedad, los individuos más adaptados (mejores) al sistema ocupan la escala más elevada de la pirámide, por contra, los menos adaptados (peores) la escala inferior. Se establece la meritocracia como forma de gobierno y la sociedad se divide en múltiples fragmentos que conforman a los mejores y peores adaptados al sistema de dominación.

viernes, 7 de octubre de 2016

Henry David Thoreau



"Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica, su destino."

"En vez de amor, dinero o fama, dame la verdad."


"Las matemáticas no mienten, lo que hay son muchos matemáticos mentirosos."


"Vida ciudadana: millones de seres viviendo juntos en soledad."


"La desobediencia es el verdadero fundamento de la libertad. Los obedientes deben ser esclavos."


"Las fronteras no son el este o el oeste, el norte o el sur, sino allí donde el hombre se enfrenta a un hecho."


"Cualquier hombre que tenga más razón que sus prójimos ya constituye una mayoría de uno."


"Las cosas no cambian; cambiamos nosotros."


"Aprendí que si uno avanza confiado en la dirección de sus ensueños y acomete la vida que se ha imaginado para sí, hallará un éxito inesperado en sus horas comunes."


"Nueve décimas partes de la sabiduría provienen de ser juicioso a tiempo."


"Es tan difícil verse a uno mismo como mirar para atrás sin volverse."


"Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación."


"La bondad es la única inversión que nunca quiebra."


"El amor no sólo debe ser una llama, sino una luz."


"Cuán vano es sentarse a escribir cuando aún no te has levantado para vivir."


"Bajo un gobierno que encarcele a alguien injustamente, el sitio adecuado para una persona justa es también la cárcel."


"El tiempo no es sino la corriente en la que estoy pescando."


"La ley nunca hará más libres a los hombres; son éstos los que deberían liberar a la ley." 



“Sólo hay un remedio para el amor: amar más.” 

“En mi casa tengo tres sillas; una para la soledad, otra para la amistad, y una tercera para la sociedad” 

“Mis pensamientos asesinan al Estado” 

“Una vez tuve un gorrión posado en mi hombro por un momento mientras yo estaba cavando en un jardín del campo, y sentí que era más distinguido por ese suceso de lo que hubiera sido por cualquier charretera que hubiera podido llevar”

“La ley jamás hizo a los hombres un ápice más justos; y, en razón de su respeto por ellos, incluso los mejor dispuestos se convierten a diario en agentes de la injusticia.”

“La luz que enceguece nuestros ojos es oscuridad para nosotros. Sólo alborea el día para el cual estamos despiertos. Hay aún muchos días para amanecer. El sol no es sino una estrella de la mañana” 

“Declaro llanamente mi guerra al Estado, a mi modo, aunque seguiré haciendo uso y obteniendo cuantas ventajas pueda de él, como es habitual en estos casos” 

“Nunca podrá haber un Estado realmente libre e iluminado hasta que no reconozca al individuo como poder superior independiente del que derivan el que a él le cabe y su autoridad, y, en consecuencia, le dé el tratamiento correspondiente” 

“Ningún ser humano, pasando la edad irracional de la niñez, querrá conscientemente matar a alguna criatura que mantiene su vida de la misma tierra que él” 

“No hay peor olor que el que despide la bondad corrompida”

“Hay momentos en que toda la ansiedad y el esfuerzo acumulados se sosiegan en la infinita indolencia y reposo de la naturaleza” 


“Deseo por igual ser un buen vecino y un mal ciudadano”


“El costo de una cosa es la cantidad de aquello que yo llamo vida, necesaria para adquirirla, ya sea a corto o a largo plazo” 


“Sabed contradecir y confundiréis a los filósofos” 


“El dinero no sirve para comprar ni una sola necesidad espiritual.”

martes, 4 de octubre de 2016

La ideología del trabajo (por Jacques Ellul)



Traducción al español para DGR – Le Partage de « L’Ideologie du travail » o « La ideología del trabajo » por Jacques Ellul, los conflictos éticos del progreso técnico son una de las principales preocupaciones del pensador. Muy amigo del ecologista Bernard Charbonneu, este será una inspiración para Ellul en su critica de la sociedad tecnicista […]



« El hombre deforme siempre encuentra espejos que le hacen ser bello. »
De Sade
Antes de toda investigación o reflexión sobre el trabajo en nuestra sociedad, es necesario estar conscientes que todo en esta está dominado por la ideología del trabajo. En la casi totalidad de las sociedades tradicionales, el trabajo no es considerado como un bien ni como la actividad principal. El valor inminente del trabajo aparece en el mundo occidental, en el siglo XVII, en Inglaterra, en Holanda, y después en Francia. Este se desarrolla en estos tres países conforme al crecimiento económico. ¿Cómo se explica, primero la mutación mental y moral que consiste en pasar del trabajo de “pena o castigo o necesidad inevitable”, hacia el trabajo “valor y bien”? Se debe constatar que esta reinterpretación que termina en la ideología del trabajo, se produce en el encuentro de 4 hechos que van a modificar a la sociedad occidental. Primero el trabajo se vuelve cada vez más duro, con el desarrollo industrial y aparentemente más inhumano. Las condiciones de trabajo empeoran considerablemente con el paso del artesanado e incluso de la manufactura (que era ya dura pero no inhumana) a la fábrica. Esta produce un tipo de trabajo nuevo, despiadado. Y como con la necesidad de la acumulación del capital, el salario es inferior al valor producido, el trabajo se vuelve más absorbente: este envuelve toda la vida del hombre. El obrero se encuentra al mismo tiempo obligado a hacer trabajar a su mujer y a sus hijos para poder sobrevivir. El trabajo es entonces al mismo tiempo más inhumano de lo que lo fue para los esclavos y más totalitario, no dejando lugar para ninguna otra actividad en la vida, ningún juego, ninguna independencia, ninguna vida en familia. Este aparece para los obreros como una suerte de fatalidad, de destino. Entonces fue indispensable compensar tal situación inhumana por una clase de ideología (que por otro lado aparece en este caso correspondiendo exactamente a la perspectiva de la ideología de Marx) que haría del trabajo una virtud, un bien, una adquisición, un ascenso o elevación. En el caso que el trabajo todavía fuese interpretado como una maldición, esto habría sido radicalmente intolerable para el obrero.
No obstante, esta difusión del « Trabajo-bien » toma gran importancia en especial porque la sociedad de entonces abandonó sus valores tradicionales, lo que conforma el segundo factor. Por un lado las clases dirigentes dejan de creer profundamente en el cristianismo, y por otro los obreros que son campesinos desterrados, se encuentran perdidos en la ciudad y ya sin ningún vínculo con sus antiguas creencias, la escala de valores tradicionales. Este hecho vuelve necesaria la rápida creación de una ideología de substitución, una red de valores a los cuales integrarse. Para los burgueses, el valor será el fundamento de su fuerza, de su encumbramiento. El Trabajo (y secundariamente el Dinero). Para los obreros, acabamos de ver que es necesario proporcionarles una explicación de lo que es la explotación, o la valorización, o la justificación de su situación, y al mismo tiempo el suministro de una escala de valores susceptible de sustituirse a la antigua. Así, la ideología del trabajo se produce y crece en el vacío dejado por las demás creencias y valores.
Pero existe un tercer factor: es admitido como valor, lo que se ha convertido en la necesidad de crecimiento del sistema económico, esto es visto como primordial. La economía toma su lugar fundamental en el pensamiento apenas en los siglos XVII y XVIII. La actividad económica es creadora de valor (económico). Se convierte en el pensamiento de las elites, pero no solamente de la burguesía, sino del centro del desarrollo, de toda la civilización. Desde entonces, como no atribuirle un lugar esencial en la vida moral. No obstante, el factor determinante de esta actividad económica, el más bello del hombre, es el trabajo. Todo se basa en un trabajo duro. No habiendo sido aún formulado claramente en el siglo XVIII, muchos ya entendían que el trabajo producía el valor económico. El pasaje de este valor al otro (moral o espiritual) ocurre rápidamente. Era imprescindible que esta actividad tan esencial materialmente fuera igualmente justificada moralmente y psicológicamente. Creador de valor económico, se emplea la misma palabra para expresar que es creador del valor moral y social.
Finalmente un último factor viene a asegurar esta supremacía. La ideología del trabajo aparece cuando hay una separación más grande y decisiva entre el que manda y el que obedece al interior de un mismo proceso de producción, entre el que explota y el que es explotado, correspondiendo a categorías radicales diferentes de trabajo. En el sistema tradicional, tenemos el que no trabaja y el que trabaja. Hay una diferencia entre el trabajador intelectual y el trabajador manual. Pero no hay oposición radical entre las tareas de organización o hasta de mando y las de ejecución: una iniciativa mayor era dejada al trabajador manual. En el siglo XVIII, el que organiza el trabajo y el que explota es también un trabajador (y ya no un no trabajador, como lo era el señor) y todos están dentro del circuito del trabajo, pero con la oposición total entre el ejecutante explotado y el dirigente explotador. Existen categorías totalmente diferentes del trabajo en el dominio económico. Estos son, creo, los cuatro factores que conducen a la elaboración (espontánea, no maquiavélica) de la ideología del trabajo, que juega el rol de todas las ideologías: por una parte la de disimular la situación real trasladándola a un campo ideal, atrayendo toda la atención hacia el ideal, el ennoblecido, el virtuoso y honrado, por la otra, la de justificar esta misma situación tiñéndola de los colores del bien y del sentido. Esta ideología del trabajo ha penetrado por doquier, y domina todavía y en gran parte nuestras mentalidades.
Cuales son pues los principales componentes de esta ideología: primero está la idea central, que se convierte en una evidencia: que el hombre está hecho para el trabajo. No hay otra posibilidad para vivir. La vida no puede ser llenada más que por el trabajo. Recuerdo, cual piedra sepulcral cuya única inscripción, bajo el nombre del difunto: « el trabajo fue su vida ». No había nada más que decir sobre toda una vida de hombre. Y al mismo tiempo, en la primera mitad del siglo XIX, aparecía la idea de que el hombre se diferenciaba de los animales, se convertía realmente en hombre, porque desde sus orígenes había trabajado. El trabajo había hecho al hombre. La distancia entre el primate y el hombre fue olvidada por el trabajo. Y, de forma significativa, mientras que en siglo XVIII se le llamaba generalmente al hombre prehistórico « homo sapiens », a principios del siglo XIX el que va a prevalecer será el « homo faber”: el hombre que hace o fabrica útiles de trabajo (yo sé que, por supuesto, eso estaba relacionado a descubrimientos efectivos de útiles prehistóricos, pero ese cambio de acentuación es esclarecedor). Al igual que en los orígenes del hombre está el trabajo, es este el único que puede dar un sentido a la vida. Esta no tiene sentido en sí: el hombre se lo aporta, por sus obras y la realización de su persona en el trabajo, que en sí mismo no necesita ser justificado, legitimado: el trabajo tiene su sentido en sí mismo, comporta su recompensa, a la vez por la satisfacción moral del « deber cumplido », y por los beneficios materiales que cada quien retira de su trabajo. Porta en sí su recompensa, y además una recompensa complementaria (dinero, reputación, justificación). Labor improbus omnia vincit (trad.; ‘El trabajo agotador todo lo vence’). Esta divisa se convierte en la más importante del siglo XIX. Porque el trabajo es el padre de todas las virtudes, como la ociosidad es la madre de todos los vicios. Los textos de Voltaire, uno de los creadores de la ideología del trabajo, son en efecto esclarecedores sobre el tema: « El trabajo aleja de nosotros tres grandes males: el aburrimiento, el vicio y la necesidad » o aun « Fuercen a los hombres a trabajar y los transformaran en gente honesta ».
    « La naturaleza es inagotable; y el trabajo infatigable es un dios que la rejuvenece » ~ François-Marie Arouet, conocido como Voltaire.
Y no es extraño que sea justamente Voltaire el que pone en primer orden el valor del trabajo, ya que  este se convierte en valor justificador. Se pueden cometer muchas faltas de todo tipo, pero si se es un firme trabajador se es perdonado. Un paso más y llegamos a la afirmación, nada moderna, de que « El trabajo es la libertad ». Esta fórmula se refleja hoy por un tono trágico, porque nos recuerda la formula en la entrada de los Campos Hitlerianos: « Arbeit macht frei » (trad. ‘el trabajo libera’). Pero en el siglo XIX era explicado solemnemente que, en efecto, solo el trabajador es libre, por oposición al nómada que depende de las circunstancias, y al mendigo que depende de la buena voluntad de los demás. El trabajador, él, cada cual lo sabe, no depende de nadie. ¡Sólo de su trabajo! De esta forma, la esclavitud del trabajo es transformada en garantía de Libertad.
Y de esta moral encontramos dos aplicaciones más modernas: la Occidental se dio cuenta de su capacidad de trabajar la justificación al mismo tiempo que la explicación de su superioridad con respecto a todos los pueblos del mundo. Los africanos eran perezosos. Era un deber moral enseñarles a trabajar, y era una legitimación de la conquista. No se podía entrar en la perspectiva del cese al trabajo cuando se tiene lo suficiente para comer dos o tres días. Los conflictos entre patrones occidentales y obreros árabes y africanos entre 1900 y 1940 fueron innumerables por este motivo. Pero, extraordinariamente, esta valorización del hombre por el trabajo fue adoptada por movimientos feministas. El hombre mantuvo a la mujer en la inferioridad, porque solo él efectuaba el trabajo socialmente reconocido. La mujer sólo es reconocida hoy si trabaja: teniendo en cuenta que el mantenimiento del hogar y criar a los hijos no es trabajo, ya que no es trabajo productivo y no reporta dinero. Por ejemplo G. Halimi dice que « La gran injusticia es que la mujer ha sido excluida de la vida profesional por el hombre ». Es esta exclusión la que impide a la mujer de poder acceder a la humanidad completa. Esto hace que también se la considere como el último pueblo colonizado. Dicho de otra forma, el trabajo, en la sociedad industrial, es la fuente del valor, que se vuelve en el origen de toda realidad, se encuentra transformado, gracias a la ideología, en una surrealidad, invertida en un sentido último a partir del cual toda vida toma su sentido. De esta forma el trabajo es identificado a toda la moral y toma el lugar de todos los demás valores. El trabajo es portador de avenir. Ya sea que se trate de un avenir individual o de la colectividad, este se funda en la efectividad, la generalidad del trabajo. Y en la escuela se le enseña al niño, primero y antes que nada, el valor sagrado del trabajo. Es la base (con la patria) del aprendizaje primario alrededor de 1860 a 1940. Esta ideología va a penetrar totalmente a generaciones.
Esto conduce a dos consecuencias muy manifiestas, entre otras. Primero somos una sociedad que ha puesto progresivamente a todos a trabajar. El rentista, como antes el Noble o el Monje, ambos ociosos, se convierten en personajes innoble a fines del siglo XIX. Solamente el trabajador es digno del nombre de hombre. Y en la escuela los niños son puestos a trabajar, como nunca habían trabajado en ninguna otra civilización (no hablo del atroz trabajo industrial o minero de los niños del siglo XIX, que fue fortuito y vinculado ya no al valor del trabajo sino al sistema capitalista). Y la otra consecuencia actualmente remarcable: no vemos lo que sería la vida de un hombre que no trabaja. El desempleado, aunque recibía una indemnización suficiente, queda desequilibrado y como deshonrado por la ausencia de actividad social retribuida. Un tiempo libre demasiado prolongado es perturbador, y esta completado por una mala conciencia. Y todavía se debe pensar a los numerosos « dramas de la jubilación ». El jubilado se siente frustrado del fundamental. Su vida no tiene más productividad, legitimación: no sirve para nada. Es un sentimiento muy propagado que proviene únicamente del hecho que la ideología convenció al hombre de que la única utilización normal de la vida era el trabajo.
Esta ideología del trabajo presenta un especial y particular interés en la medida de ser un ejemplo perfecto de la idea (que no se debe generalizar) de que ‘la ideología dominante es la ideología de la clase dominante’. O aun que ‘esta impone su propia ideología a la clase dominada’. Y es en efecto, la ideología del trabajo junto con la expansión de la industria, una creación integral de la clase burguesa. Esta reemplaza toda moral por la moral del trabajo. Pero esto no es para engañar a los obreros, tampoco para hacerlos trabajar. Ya que la burguesía también cree en ello. Es ella quien, por sí misma, pone al trabajo por encima de todo. Las primeras generaciones burguesas (los capitanes de industria por ejemplo) están conformadas de hombres obsesionados por el trabajo, trabajaban más que todos. No se elabora tal moral para contradecir a los demás, sino como justificación de lo que uno mismo hacía. La burguesía no creía más en los valores religiosos de lo que creía en las morales tradicionales: esta remplaza el todo por la ideología que legitima a la vez lo que ella hace, su estilo de vida, así como  el sistema en sí mismo que, ella, la burguesía, organiza e instala. Pero claro, ya dijimos que como toda ideología, esta sirve también para disimular, esconder la condición del proletariado (si trabaja, ¡no es por obligación u subyugación sino por virtud!). No obstante, es cautivador el constatar que esta ideología producto de la burguesía se convierte en la ideología profundamente arraigada y esencial de la clase obrera y de sus pensadores. Como la mayoría de los socialistas, Marx cae en la trampa de esta ideología. Aquel tan lucido para con la crítica del pensamiento burgués, entra de lleno en la ideología del trabajo. Los textos abundan: « La historia del mundo no es más que la creación del hombre por el trabajo. El trabajo ha creado al propio hombre » (Engels).
Y aquí tenemos bellos textos del mismo Marx:
    “En tu uso de mi producto, directamente gozaré de la conciencia de haber satisfecho una necesidad humana y objetivado la esencia del hombre, de haber sido para ti el medio plazo entre tú y el género humano, de ser pues conocido y sentido por ti como un complemento de tu propio ser y una parte necesaria de ti mismo. De saberme confirmado tanto en tu pensamiento como en tu amor, de haber creado, en la manifestación individual de mi vida, la manifestación de tu vida, de haber pues confirmado y realizado directamente en mi trabajo… la esencia humana, mi esencia social.”
Marx – Mans 1844.
    « Por eso es precisamente en la elaboración por su trabajo el mundo de los objetos en donde el hombre se afirma realmente como un ser genérico. Esta producción es su vida activa. Mediante ella, la naturaleza aparece como su obra y su realidad. Es por eso que el objeto del trabajo es la objetivación de la vida genérica del hombre, pues este se desdobla no solo intelectualmente, como idealmente en la conciencia, sino activa y realmente, y se contempla a si mismo en un mundo creado por el por medio de su trabajo »
Marx – Mans 1844.
Y uno de los despiadados ataques de Marx contra el capitalismo trata justamente sobre este punto: “el capitalismo ha degradado el trabajo humano, hace de él un envilecimiento, una alienación”. El trabajo en ese mundo no es ya el trabajo. (¡Pero olvidaba que fue precisamente ese mundo quien había fabricado la noble imagen del trabajo!). “El capitalismo debe ser condenado entre otras cosas, para que el trabajo pueda encontrar su nobleza y valor”. Por otro lado, Marx atacaba simultáneamente sobre este punto a los anarquistas, los únicos en dudar de la ideología del trabajo. En fin: « Por esencia el trabajo es la manifestación de la personalidad del hombre. El objeto producido expresa la individualidad del hombre, su extensión objetiva y tangible. Es el medio directo de subsistencia, y la confirmación de su existencia individual ». De esta forma Marx interpreta todo gracias al trabajo, y su célebre demostración de que solo el trabajo es creador de valor se basa sobre esta ideología burguesa (agregando, fueron economistas burgueses quienes, antes de Marx, habían hecho del trabajo el origen del valor).

Pero no serán solo los pensadores socialistas quienes entrarán en esta perspectiva, los mismos obreros,  y los sindicatos también. Durante todo el final del siglo XIX, se asiste a una progresión de la palabra « Trabajadores ». Solo los trabajadores están justificados y tienen el derecho a ser honorados, en oposición a los ociosos y a los rentistas que son viles por naturaleza. Y todavía, por trabajador se comprende solamente al trabajador manual. Alrededor de 1900, tendrán lugar rudos debates en los sindicatos para saber si se les puede acordar a: los funcionarios, intelectuales, empleados, el noble título de trabajador. Igualmente en los sindicatos, entre 1880-1914, se repite sin fin que el trabajo ennoblece el hombre, que un buen sindicalista debe ser un mejor obrero que los otros; se propaga el ideal del trabajo bien hecho etc… Y finalmente todavía en los sindicatos, es exigido antes de cualquier otra cosa, justicia en la repartición de los productos del trabajo, o la atribución del poder para los trabajadores. Así podemos decir que de forma muy general, que los sindicatos y socialistas contribuyeron a la difusión  de esta ideología del trabajo y en su fortificación, ¡lo que por cierto es bien comprendido!
Fuente: http://partage-le.com/2016/05/la-ideologia-del-trabajo-por-jacques-ellul/

lunes, 3 de octubre de 2016

Revolución, pensamiento, libertad, verdad, riqueza y pobreza.





Creo que para cambiar no hace falta leerse ningún libro o escuchar algún gurú que te ilumine, mas bien el cambio si se da, se produce en el interior del individuo, por lo tanto, ni la lectura de 10000 libros ni la práctica de cualquier religión, política o filosófica no tiene por qué significar ninguna revolución individual o colectiva, dirimir que la práctica de la revolución sólo es posible por ejemplo, por medio de una élite de sabios ilustrados conlleva un error de bulto al considerar por este mismo hecho que no todo el mundo es o puede llegar a ser igual. En este sentido la revolución tendrá que ser de carácter totalitario, es decir, de toda la sociedad o de la inmensa mayoría o de lo contrario todo proceso revolucionario que intente llevarse a cabo se verá irremediablemente abocado al fracaso.

El cambio no puede ser el efecto de la propaganda sino de la conciencia.

Si la identificación con la acción produce el desapego, la voluntad permanece intacta. Identificamos el placer con la libertad cuando podemos elegir, la obtención del placer a través del consumo de drogas, alimentos o la practica del sexo nos hace sentir libres porque el desapego (la ausencia del Yo) está relacionado con la consecución de nuestra satisfacción y felicidad.
El conflicto deviene cuando nuestra voluntad es alterada por factores externos que nos impiden realizarnos como seres humanos totalmente autónomos y por lo tanto libres, la insatisfacción crea depresiones y neurosis que acarrean transtornos múltiples de la personalidad, al verse alterada la personalidad cambia el carácter de la persona produciéndose una falta de interés general en la vida diaria y un desasosiego y tristeza permanente que nos incapacita para realizarnos.
La falta de interés por la vida en general es sustituida normalmente por el consumo de drogas legales o ilegales, alcohol, comida, sexo que nos proporciona un cierto grado de libertad cuando realmente nos sentimos esclavos de factores externos que nos impiden emanciparnos como seres humanos.

Como la base del pensamiento es la especulación, toda conducta está regida por la estrategia que intenta salvaguardar nuestra imagen (el Ego) en consideraciones con y para nuestros semejantes, la imagen se convierte en nuestra seña de identidad para la supervivencia en un mundo donde las relaciones están supeditadas por la jerarquía, es decir, por la Autoridad y la fidelidad hacia ella.

Todo pensamiento tiende a la especulación, cuando el pensamiento se identifica con la acción pierde su esencia especulativa.

El pensamiento especulativo otorga seguridad y por lo tanto es incompatible con la libertad porque se fundamenta en el conocimiento limitado que acumula a lo largo de su vida el individuo, por un lado, la libertad no tiene restricciones de ningún tipo, es decir, no está limitada y dispone de la capacidad de elección (inteligencia), y por otro, concibe la vida no tanto como una forma de pensar sino mas bien como una forma de sentir que procura la conciencia y las necesidades vitales que conforman la personalidad y el carácter especifico de cada uno de nosotros para de esta manera poder darle un sentido a la vida.

La verdad suele ser sustituida por la apariencia que conforma la realidad, por lo tanto, las apariencias adoptan formas singulares de los puntos de vista de cada cual según su interpretación de las cosas y las relaciones que se dan en el mundo, basadas principalmente en el auto-engaño para adaptarse a una realidad aparente permanentemente falseada por la connivencia y conveniencia que vivimos cada uno de nosotros.

El engaño se ha convertido en un arte que se cubre bajo el manto de la hipocresía, la mediocridad y la bondad corrompida.

Si la riqueza es abundancia en forma de acumulación y la pobreza es escasez en forma de insuficiencia, el termino medio es la equidad en forma de suficiencia.