In LSD Veritas -

Benvinguts al meu racó.


La vida determina la conciencia cuando se antepone lo material frente a lo espiritual por contra; la conciencia determina la vida cuando se antepone lo espiritual frente a lo material.

lunes, 19 de febrero de 2018

Las empresas de trabajo temporal y la destrucción del movimiento obrero.

En 1994 se aprobó en el Estado español la ley para la legalización de las Empresas de Trabajo Temporal. La "clase obrera" no intuyó lo que esta ley iba a suponer y las consecuencias que iba a conllevar para sus intereses.
La trituradora de la "clase obrera" se iba a poner en marcha para liquidar los pocos derechos que aún estaban en posesión del trabajador. La connivencia de los intereses del Capital y el Estado pasó como una apisonadora por encima de los intereses del trabajador sin ningún tipo de contemplaciones.
La meritocracia se impusó como modelo e ideología uniformizadora que destruyó los pocos valores que aún quedaban entre la "clase obrera", lo que significó la guerra de todos contra todos. La que supondría una concentración de riqueza y poder por parte del Estado y el Capital en detrimento de las clases desposeídas y la muerte del movimiento obrero.

En la actualidad el 27% de los asalariados tiene un contrato temporal (trabajadores de segunda categoria) con un 20% de paro entre la población activa.

viernes, 16 de febrero de 2018

Lucha de clases y anarco-estatismo.

El anarco-estatismo - "abolición" o en su defecto la regulación del Capital por medio del Estado- como el anarco-capitalismo no es anarquismo, será en todo caso una variante o tendencia del marxismo en su forma totalitaria o "democratica" para instaurar una dictadura del proletarido de partido único o un gobierno de partido obrero representando los intereses del proletariado a través del Estado para regular las relaciones entre el empresario (Capital privado) y la clase trabajadora donde ésta queda atrapada por el engranaje que el Estado refuerza continuamente para administrar la organización basada en el Capital.

La tesis principal de Marx en la que argumentaba que el motor de la historia era la lucha de clases ha quedado obsoleta y por lo tanto liquidada al desaparecer la clase obrera de la escena social, disolviéndose en la estructura económica del mercado productivista impuesto por el Capitalismo y conformando una masa de trabajadores que se identifica con la burguesía (los intereses del trabajador son los intereses del patrón) para competir en una lucha sin fin con otras empresas y por lo tanto con otros trabajadores por unos beneficios cada vez más escasos debido a la división y especialización del trabajo que impuso de forma planificada el Capital con ayuda del Estado por medio de la técnica y la tecnología.

El efecto rebote en el que el trabajador se identifica con el empresario deriva de forma automática en el interés de aquel con el interés del Estado. Así los intereses del Estado son los intereses del trabajador.

viernes, 9 de febrero de 2018

Documental de TV Aljazeera sobre la resistencia Mapuche contra el Estado Chileno y Argentino

                        Contra la violencia del Estado, defensa de la tierra.



El pueblo mapuche del sur de Argentina y Chile ha protestado durante mucho tiempo por la pérdida de tierras ancestrales a manos de los colonizadores de la época colonial. Los colonos siguieron a los conquistadores españoles por la espina dorsal de América del Sur en el siglo XVI, territorio que hoy en día está dominado por vastas propiedades privadas y enormes plantaciones de madera. Los activistas dicen que las plantaciones han dejado a la región empobrecida ambientalmente y los habitantes indígenas sumidos en la pobreza.

Recientemente, estos resentimientos hirviendo han estado llegando a ebullición.

Los activistas mapuche cada vez más enérgicos, decididos a establecer sus derechos a través de la acción directa, se han enfrentado con las fuerzas de seguridad correspondientes beligerantes, estos últimos incitados, digamos por los manifestantes, por los gobiernos derechistas y pro negocios en ambos países. Después de ocupaciones, manifestaciones, redadas de seguridad, una serie de ataques incendiarios contra las explotaciones madereras, el presunto asesinato de activistas por parte de la policía, algunos temen que los asuntos estén comenzando a descontrolarse.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Trabajar para la máquina y otras sentencias.

No puede haber lucha de clases donde no existen individuos. Las clases desaparecieron en el momento en el que el individuo acepto las reglas de juego impuestas por el sistema y se fundió en éste para convertirse en un engranaje más de la máquina sin conciencia de su ser, donde las piezas tienen que adaptarse (ajustarse) y competir unas con otras para alimentar y engrandecer el funcionamiento de la máquina que mutila y acaba destruyendo al individuo como ser autónomo y libre.

No se puede hablar ya de clase obrera y clase burguesa -como antaño- cuando éstas están fundidas con la máquina, y tienen que librar una guerra permanente (todos contra todos) como una masa uniforme en la que están mezcladas para consolidar y fortalecer el Estado.

Ya no hay división política sino división económica. Las clases desparecieron en favor de las masas que se reproducen y trabajan para el Capital.

El Capitalismo por muy democrático que sea siempre será Capitalismo.

La verdadera revolución sólo puede surgir del orden espiritual. El cambio de sistema (supuesto orden material) sin transformación individual está condenado al fracaso.

El grado de adaptación al sistema es directamente proporcional al grado de degradación.

La asociación del placer con la felicidad es la misma que la del sufrimiento con la tristreza. Dos sentimientos antagónicos que se retroalimentan y que se suceden según el estado de ánimo y las imágenes que dominan el pensamiento.

La sociedad de la compulsión y de la inmediatez se sumerge en su propia vorágine de consumismo y auto-destrucción que le impide ver las consecuencias de sus actos.

Los pobres deben desprenderse de sus imágenes para dejar en evidencia a los ricos, empezando por ejercer el poder sobre el más débil.

No hay competencia leal y/o competencia desleal en la sociedad capitalista, sólo dominación para obtener beneficios y poder a partir de la explotación del hombre por el hombre. La competencia nunca puede ser leal porque parte de posturas e intereses confrontados que derivan en violencia.